¿Cómo trabajamos?

Evaluando: Comenzamos realizando una exploración cuyo objetivo va más allá de la realización un diagnóstico. Se trata de conocer el problema que le preocupa y que le trae a consulta, e identificar los procesos en los que se basa (los acontecimientos que lo disparan, lo mantienen, etc.) con el suficiente detalle para que usted pueda dar los pasos necesarios que le ayuden a modificarlo.

Estableciendo objetivos: Paciente y terapeuta, de mutuo acuerdo, identifican y definen aquellos factores sobre los que se trabajará a lo largo del proceso terapéutico.

Aplicación del programa: Se orienta a alcanzar los objetivos planteados: el terapeuta no solo ayuda al paciente a decidir qué hacer, también le enseña una serie de técnicas y pautas específicas que le ayudarán en el proceso de cambio.
El programa de tratamiento se aplicará en la consulta o fuera de ella. Dependiendo del caso, acompañamos a nuestros pacientes en su exposición a estímulos temidos.

Seguimiento: Por último, una vez finalizado el tratamiento, se programan una o dos sesiones con el objeto de mantener los cambios alcanzados y evitar recaídas.